Un cuento triste

Un cuento triste

Hoy me he puesto triste. Y de tan banal, no os creeríais la causa de mi tristeza: a mi pobre móvil se le ha acabado la batería. Y no hay recambio.

Yo no sé si tenía un contador interno que le dictaba cuántas veces, como máximo, se podía recargar. Sé que a veces esto tan extraño se hace, pero no sé si es el caso.

Lo que sí sé es que a mi pobre móvil, que no sabe funcionar sin batería, se le ha acabado la vida útil y lo tendré que tirar, y eso me pone triste. Y me preocupa que el cargador que me vino junto con mi pobre móvil también lo puedo tirar, aunque todavía funcionaría, y eso también me pone triste. Y estoy triste por el otro cargador que tengo en la oficina: tampoco me servirá ya de nada. Y ello me reaviva el sufrimiento que he sentido el centenar largo de veces que he tenido que llevar al punto verde un rectificador (de impresoras, cámaras, portátiles, módems, …), equivalente al que acababa de comprar, y que funcionaba como el primer día. Porque sé que cualquiera del centenar haría un buen cargador.

Como tampoco me gusta tener que deshacerme del cable que tantas veces me había servido para guardar la agenda en mi ordenador, y eso me pone triste. Ah!, y ahora que me acuerdo también me puedo desprender del cargador que tenía en el coche, y que tan útil me había resultado en mis viajes, y eso me pone más triste si cabe.

Y me preocupa mucho pensar en el coste económico y ecológico que ha supuesto la fabricación de todo esto que he tenido que llevar al punto verde. Y el coste económico y ecológico de reciclarlo, si tenemos la suerte de que alguien lo recicle.

Y quedo sobrecogido cuando pienso que tal vez llegue el día en que tendré que tirar mi coche eléctrico debido a una batería que ya no aceptará más recargas; cuando no le encuentre recambio a la batería, me quedaré muy triste.

Además, y a pesar del engaño de los puntos, he tenido que pagar por mi nuevo móvil un precio que debe de triplicar el coste de fabricarlo. Y hace tres veces más cosas de las que me hacen falta: no he encontrado ninguno más adecuado. Y tampoco he encontrado el modelo que compré hace poco más de un año: ya está pasado de moda. Y tendré que aplicarme para entender cómo funciona la nueva maravilla.

Pero el sentimiento más escalofriante que tengo me lo provoca el pensamiento de que tal vez algún niño del Congo haya muerto en la extracción del coltán que ha servido para que mi pobre móvil pudiera tener un poco de tántalo. Y me deja un regusto amargo en la boca cada vez que lo cojo: me vuelve a venir este sentimiento en la cabeza y me atenaza el corazón.

Lo que no me cabe en la cabeza es la facilidad con que habríamos podido disminuir drásticamente tantos desastres. Habría bastado con que pudiéramos comprar los elementos por separado, y que, además, fueran intercambiables respondiendo a un estándar obligado . Que se estropea una batería: no se preocupe, le podemos ofrecer otra. Como si fuera una pila AAA. ¿De qué marca la quiere? Que le hace falta otro cargador para el despacho: mire, este es muy bueno, y le sirve para cualquier marca de móvil.

Es cierto que esto no cuadra con los intereses de los fabricantes, que han olvidado la utilidad social de su actividad. Sólo se han preocupado de aumentar la facturación, incluso en contra de toda utilidad social, provocando guerras, mortandad, desplazamientos humanos y destrucción de la naturaleza; y eso me aflige profundamente; y me pone muy triste.

Y tampoco puedo entender el papel de todos los políticos, que viven de mi esfuerzo y que dicen estar preocupados por mis penas. Y no será que haya pocos (entre Distrito, Ayuntamiento, Consejo Comarcal, Diputación, Parlamento, Gobierno de la Generalitat, Senado, Congreso, Gobierno del Estado, Parlamento Europeo, Comisión Europea, Consejo de la Unión Europea, Comité Económico y Social Europeo, ¿me he dejado alguno? – representan unos miles de electos; además de muchos otros miles de altos funcionarios y cargos de confianza). Me pone triste que ninguno de ellos me haya ahorrado mi dolor. Y me angustia pensar que, si no han sabido resolver una cosa tan sencilla, cómo nos podemos creer que van a resolver los desafíos actuales, según no se cansan de prometer? Si tan sólo hubiesen tenido que legislar sobre estándares con sentido común y no dejarse mandar por las multinacionales …

Pero lo que me deja el corazón verdaderamente encogido es pensar que las consecuencias del estilo de vida que se ha dado esta opulenta, pobre, insensible y miserable sociedad nuestra, la pagarán duramente mis nietos, y los nietos de mis nietos.

¿Entendéis ahora por qué me siento desolado, amargado, apenado, desconsolado y consternado? Y desesperadamente triste.

Josep Maria Boleda i Rossell

Barcelona, febrero de 2012___________________________________

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s